HIDROXICLOROQUINA: LA DROGA DE LA ESPERANZA PARA LA HUMANIDAD

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, se refirió a este fármaco como uno de los medicamentos que pueden «cambiar el juego» en la lucha contra el coronavirus, y casi iinmediatamente agotaron de la mayoría de las farmacias del mundo. El ministro de salud, Julio Mazzoleni, informó hoy que está asegurada la provisión del fármaco en nuestro país, aunque aún no se definió su uso. Pero veamos de qué se trata…
La hidroxicloroquina es un fármaco inmunomodulador que se ha usado desde hace décadas para el tratamiento de la malaria, de ahí que se le considere como un «antimalárico».
También es usado para tratar el paludismo y la artritis severa.
Suele ser llamado con el nombre de su compuesto base, cloroquina, pero este y la hidroxicloroquina tienen composiciones químicas y usos médicos que no son exactamente los mismos.
La cloroquina se ha utilizado en el tratamiento de la malaria durante muchos años, hasta que la resistencia a los medicamentos por el parásito de la malaria se volvió común», le explica a BBC Mundo Stephen Morse, profesor de epidemiología de la Universidad de Columbia (EE.UU.).
También se usa para tratar lupus eritematoso sistémico y discoide y la artritis reumatoide en los pacientes cuyos síntomas no han mejorado con otros tratamientos.
Su consumo es por vía oral y está controlado por recetas expedidas por los médicos.
«Debido a que se ha utilizado durante mucho tiempo, su perfil de seguridad y uso se conocen bien, ya está aprobada por la FDA y la EMA (Agencia Europea de Medicamentos)», apunta Morse.Sin embargo, el consumo de cloroquina e hidroxicloroquina también tiene efectos secundarios en algunos pacientes.
Entre ellos está dolor de cabeza (cefalea), mareos, pérdida del apetito, malestar estomacal, diarrea, dolor de estómago, vómitos y sarpullido (erupciones en la piel), indica la Biblioteca Nacional de Medicina de EE.UU.

¿Qué podría hacer con la covid-19?

El doctor George Rutherford, profesor de epidemiología en la Universidad de California en San Francisco, que si bien este medicamento tiene cierto potencial para tratar enfermedades como el covid-19, el mundo debe esperar a que haya resultados concluyentes.

«Cuando se prueba contra el coronavirus, en un sistema experimental, bloquea la entrada del virus en la célula e inhibe el metabolismo, lo cual interfiere con la habilidad del virus para replicarse», señala.
«Si funciona para la malaria, no necesariamente significa que funcionará para el covid-19. Y no porque funcione bien en pruebas o experimentos necesariamente significa que funcionará bien en personas», añade.

El experto dice que se deben hacer pruebas muy cuidadosas para entender realmente qué tanto funciona, las cuales pueden tardar desde un mes hasta un año.

Reportes de los diarios The New York Times y The Washington Post señalaron que el fármaco ha sido probado en algunos pacientes en EE.UU., mientras que la agencia china Xinhua informó de su uso en diez hospitales de Pekín y otras dos provincias.

Una pregunta a resolver es en qué etapa de la enfermedad puede ayudar a una persona que ya tiene covid-19, pues su eficacia podría no ser la misma al comienzo que en la etapa intermedia o la avanzada.

«Muchos de nosotros pensamos que si los medicamentos se administran demasiado tarde, es probable que tengan un valor limitado en el mejor de los casos, debido al daño de una reacción inflamatoria en una enfermedad avanzada», explica Morse.

La Organización Mundial de la Salud no ha aprobado el uso de hidroxicloroquina y cloroquina para el tratamiento del nuevo coronavirus.

Share

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *